SERA CUESTION DE ENCONTRAR EL MODO DE REIR...

miércoles, 26 de octubre de 2011

Con más certeza que duda

Como siempre soy muy ambiguo en mis declaraciones, trato de contar mucho pero diciendo poco. No pretendo que el resto me entienda, quizás sólo algo en que pensar.

Avanzar

Cansado, cada vez más. Cansado, y cuánto más habrá que superar. El cansancio psicológico, mucho más difícil de combatir que el físico. No te da lugar a fallas, no te deja perder, no te permite fracasar. Cuando se terminan las fuerzas, no hay nada que te pueda rescatar de la inminente caída. Porque al estar físicamente cansado uno tiene la posibilidad de seguir adelante gracias a la fuerza mental, al impulso, pero cuando todo eso está agotado, las pilas son inútiles.
No hay explicación para toda esa energía que inexplicablemente uno puede sacar cuando uno esta mentalmente fuerte, no hay nada que te pueda detener, pero a veces, cuando no queda nada, incluso en los momentos más críticos y extremos, sacamos la capacidad para superar incluso el peor de los obstáculos. Sería mejor no tener que llegar a estos puntos para entender que siempre podemos dar un poco más, que no importa que haya en nuestro camino, que podemos superarnos aún más cada día y romper con todo los muros que puedan cruzarse en nuestro camino.
Entonces, incluso en esos momentos de agotamiento y cansancio mental, tenemos de donde sacar un poquito más de ese algo, un amor propio quizás, que nos ayuda a seguir adelante. Si en el fondo uno esta seguro y firme, mínimamente con un sueño, una meta, o la determinación suficiente, nada pero absolutamente nada nos va a frenar el paso, porque nadie ni nada tiene que permitir que dejes de avanzar.

"Qué temprano fue, que me perdí...
pero aquí me ves, con las ganas de seguir..."

martes, 18 de octubre de 2011

Casino

Otra vez me encuentro en un momento rebuscado de mi cabeza, hace mucho que no llegaba hasta acá, para dejar unas palabras en este blog. Tal vez, siempre tenga que regresar a escupir mis laberintos, mis rompecabezas inconclusos, mis juegos imposibles de ganar. Hoy me encuentro creo, ante mas de una incógnita, mas de un misterio, mas de un miedo, y ante mas de una partida que se que no voy a poder jugar. Tengo fichas, creo que me sobran las posibilidades, pero en la ruleta no están los números a los que quisiera apostar. Por un lado me frustra saber que otra vez tengo que guardarme las ganas de jugar, por otro lado estoy seguro de perder, y por otro lado sueño que hay reglas que desconozco y que puedo llegar a ganarlo todo. Me vuelve loco la idea de no poder darme cuenta a tiempo de ciertas cosas que siento, de no poder escaparme de mi mismo. Se que tengo que aguantarme el momento, que seguramente todo siga como esta, pero también se que es algo que no puede concretarse. ¿Me tengo que culpar por no actuar a tiempo o es algo que nunca estuvo entre mis manos? No espero que suceda algo al fin, pero si me conforma la idea de que posiblemente pude haber sido lo mejor en ese camino alternativo, tu mejor y única apuesta ganadora.

"Tengo una clara y oscura sensación, jamás habrá un final..."